Oficinas Gobierno de Navarra

Pamplona (Navarra)

1/1

La solución adoptada se basa en cuatro principios fundamentales que podrían definirse en estos cuatro adjetivos:
1. Sencillo: el edificio ha de tener un funcionamiento claro. Se divide en dos partes, espacio de atención junto al acceso y espacio de trabajo. Esto hace que sea muy cómodo para el trabajador así como para el público que se hace una idea global del edificio de forma intuitiva al acceder a él.
2. Flexible: El edificio se concibe para un trabajo sin compartimentaciones (comunitario) que puede modificarse con facilidad según solicitaciones de sus usuarios. De hecho el edificio se ha adaptado a un programa totalmente diferente al inicial sin demasiados problemas.
3. Diáfano: El edificio pretende utilizar al máximo la luz natural para sus usuarios y, de la misma manera, pretende que el trabajo que se desarrolla en él sea muy visible desde el  exterior, de esta manera se “muestra” el trabajo de los habitantes de Navarra y los trabajadores disfrutan de unas buenas vistas de la ciudad de Pamplona
4. Representativo: El edificio busca una imagen actual para el departamento de Medioambiente y Desarrollo Rural del Gobierno de Navarra, para ello se utiliza el muro cortina y los revestimientos de chapa desplegada.