Centro educación especial Isterria
Ibero (Navarra)
1/1

En estos momentos inciertos “jugar” a diseñar un espacio formativo de estas características es un vaso de agua fresca en medio de un desierto.

El lugar ofrece al desaparecer el edificio central, la oportunidad de comenzar de nuevo, de poner un corazón al centro y hacerlo funcionar.
Estudiando el lugar, aparecen dos ejes principales que configuran la propuesta presentada. El eje norte sur, que conecta la plaza central con los edificios del fondo y el eje oeste este, que conecta el espacio deportivo y de patio con los otros pabellones.


El edificio se configura alrededor de estos ejes, dejando cuatro zonas en los que disponer el programa.
Al potenciar estos ejes y respetarlos, el edifico se convierte en el centro del espacio, en un elemento que absorbe y distribuye el espacio del centro.